¿Hace falta arreglar lo que no está roto? Inbound Marketing dice SÍ

Ranya Barakat

romper con el molde en inbound marketing ventas

El marketing digital es un rubro enconstante evolución, innovación y de buenas ideas. Mantenerse con un esquema tradicional atenta contra todos los cimientos de la profesión misma. Si la forma de comprar ha cambiado, ¿por qué se siguen utilizando los nuevos métodos clásicos? Claro, funcionan, no están rotos, no hace falta arreglarlos, pero siempre se puede ir más allá.

La mentalidad chilena siempre toma en cuenta el particular dicho: “si no está roto, para qué arreglarlo” cuando se trata de tomar nuevas decisiones. De cierta manera, esto funciona. Al fin y al cabo el tomar un riesgo puede implicar el fin de todos los procesos y quedar peor de como estaba, pero en una materia como el marketing, esta la postura del dicho no aplica y es necesario siempre buscar nuevas formas en las que evolucionar.

Actualmente vivimos en un mundo donde el comprador es uno empoderado. Uno que sabe lo que quiere, cuándo y que busca sus propias soluciones en el momento en que surgen los problemas. Él ya no necesita un vendedor, sino que necesita un guía que lo dirija hacia la mejor solución, pero no uno que imponga la respuesta, sino que presente una solución como resultado de la investigación propia del comprador.

Ahora, pregúntate a ti mismo. ¿Es capaz de adaptarse el marketing tradicional a este modelo? Una metodología clásica que utiliza prácticas como los llamados en frio, cadenas masivas de correo y técnicas de atracción de leads y prospectos tan poco personalizada, que puede incluso ahuyentar a aquellos compradores empoderados que sentirán que se les está imponiendo una respuesta.

Es necesario arreglar aquello que no está roto

Un mundo moderno necesita una estrategia de marketing moderna, y el Inbound Marketing ofrece una solución única y personalizada a este dilema del marketing digital del cómo vender mejor.

Una de las claves de una estrategia de Inbound Marketing está en que no se centra en el producto, sino que está basado en el comprador y su camino de compra. La estrategia no comienza en el momento en que el comprador está buscando una solución. Está presente incluso desde antes que surja el problema, y el consumidor comience una búsqueda por su propia cuent,a con el objetivo de llegar a encontrar tu producto o servicio como solución.

La clave es hacer que el producto esté ahí en el momento y lugar indicado gracias a una estrategia de SEO y contenido Inbound.

La personalización como clave

En este mundo interconectado donde la individualidad en línea es clave, la estrategia de marketing tiene que seguir la misma tendencia. Cada usuario en Internet es único: No solo miremos las muestras demográficas, sino la manera de pensar propia de todos y cada uno de los consumidores. en un Twitter, Facebook, otras redes sociales, con gustos únicos que harán que la solución que busque sea la más indicada posible. El generalizar ya no basta.

Para esto, el Inbound se basa en una completa personalización de la gestión de marketing y ventas durante todo el proceso de cultivo de prospectos que entran a tu sitio web. Desde que se registran por primera vez a través de la plataforma de marketing es posible conocer no sólo sus datos de contacto y personal, sino que además sus tendencias y los contenidos que consume. Así será posible conocer cuál es su problema antes de que se interactúe con él.

Gracias a esto, todas las campañas que seguirá una empresa que desarrolle Inboundserán únicas y segmentadas para cada usuario o grupo, ofreciendo cada vez más contenido e invitando a que  los prospectos sigan ingresando al sitio y alcancen una afinidad mayor con la marca. Así,  decidirán por cuenta propia que la solución que están siempre visitando es la que mejor se adapta a su problema.

El pase Gol a ventas

Pero no todo tiene que ir por el lado de marketing, ya que una fundación del esta moderna metodología de marketing digital es la unión de los departamentos de atracción con los de ventas. Atrás quedó la época de la derivación, donde aquellos contactos obtenidos pasaban a ventas quienes se comunicaban por medios tediosos. Con Inbound ambos esfuerzos tienen un mismo objetivo y se encuentran alineados.

Gracias a la información recopilada por marketing, donde guiaron al prospecto hacia el camino de conversión de leads, la empresa ya conoce sus inquietudes y necesidades. Así, el departamento de ventas podrá atacar directamente aquellos puntos específicos que es necesario abordar, dejando el trabajo de investigación al comprador y sirviendo de guía para orientar a su producto, también conocida como la mejor solución.

El marketing tradicional no está roto, pero siempre se puede añadir un punto de vista diferente para que funcione aún mejor y que mejores resultados sean más efectivos, más baratos y con un enfoque moderno que causará mayor fidelidad y una mayor satisfacción del consumodor.

¿Quieres conocer cómo arreglar tus procesos? Te invitamos a estar pendiente de la próxima fecha de Santiago Hug, donde hablaremos de las últimas tendencias en Inbound Marketing.